¿Por quéhacer una peregrinación eucarística?

Un viaje hacia Jesús

Una peregrinación es "el movimiento simultáneo de los pies y el alma", un viaje que se realiza tanto externa como internamente. El peregrino viaja a un lugar de importancia espiritual, saliendo de sí mismo para encontrarse con Dios en los lugares donde Él se ha revelado. Esta acción refleja el viaje interior del peregrino, que utiliza esta experiencia para acercarse más a Nuestro Señor y buscarle más intencionadamente.

El valor de una peregrinación no está en la distancia recorrida, sino en la disposición de nuestros corazones y en el celo con el que buscamos a Dios. Muchos santos han tenido experiencias que han cambiado sus vidas mientras peregrinaban, y esta práctica ha formado parte del cristianismo desde el principio.

Peregrinos subiendo una colina.
Un sacerdote en una procesión eucarística

Un viaje CON Jesús

Jesús no quiere que caminemos solos. En la Encarnación, Cristo entró directamente en nuestra experiencia humana, permitiéndole acompañarnos por la vida de una manera más íntima. Pero caminar físicamente con Jesús no es un privilegio restringido a los cristianos del siglo I!

Cuando Jesús nos dio el don de la Eucaristía, nos dio una nueva forma de caminar a su lado. El catolicismo tiene ahora una vibrante historia de procesiones eucarísticas. En esta tradición, la Eucaristía es llevada por las calles, acompañada por los fieles. Caminamos públicamente con Nuestro Señor para que otros puedan encontrarlo personalmente, como lo hicieron hace 2.000 años.

Un sacerdote en una procesión eucarística
Un peregrino que comienza su viaje.

¿Qué es una peregrinación eucarística?

Peregrinación Eucarística Nacional es una iniciativa verdaderamente única. Es algo NUEVO, una hermosa fusión del camino HACIA Jesús y del camino CON Jesús. Y lo que es más, es una aventura que todos los católicos pueden hacer juntos, ya sea por disposición interior o por acompañamiento físico.

Este es el nacimiento de algo extraordinario. Únete a nosotros mientras acompañamos a Jesús en la Eucaristía desde los confines norte, sur, este y oeste de nuestro país, deteniéndonos en muchos lugares santos e iglesias a lo largo del camino. Juntos viajaremos con Cristo en su camino hacia el X Congreso Eucarístico Nacional, donde viene a encontrarse de nuevo con su pueblo.

Peregrinos felices
La peregrinación será un poderoso testimonio, único en la vida, de cómo Jesucristo se acerca a nosotros e invita a todos a encontrarse con Él en la Eucaristía.

¿Por qué unirse a nosotros?

Sabemos que viajar es difícil, ¡pero eso es lo que hace que las peregrinaciones sean tan santificadoras! Los peregrinos emprenderán este viaje que les cambiará la vida como un acto de reverencia al Santísimo Sacramento y para dar testimonio público de que Jesús es un Rey al que merece la pena seguir.

Cómo participar

¿Estás listo para encontrar a Jesús de una manera nueva? ¡Hagamos historia juntos! Aquí tienes tres maneras de formar parte de la primera edición de Peregrinación Eucarística Nacional:

1

Únete a la Caravana Eucarística

Acompaña a Jesús durante un tramo de la Peregrinación o encuéntrate con él en los actos organizados por las parroquias y santuarios locales a lo largo de las rutas. Esperamos que unos 100.000 católicos se unan a nosotros en este testimonio masivo de nuestro amor a Jesús en la Eucaristía.

Nota: por razones de seguridad, sólo algunos segmentos de la Peregrinación estarán abiertos al público y se requiere inscripción previa. Visite el mapa para ver dónde está invitado a participar el público y ¡confirme su asistencia para unirse a nosotros!

2

Haz tu propia peregrinación eucarística

Explore los lugares santos de su propia diócesis, ciudad o parroquia, adorando la presencia eucarística de Jesucristo en su propio patio trasero. Haga clic a continuación para saber cómo realizar una peregrinación eucarística autoguiada.

SABER MÁS
3

Acompáñenos en la oración

Si no puedes unirte a una de las rutas principales o hacer una peregrinación eucarística autoguiada, ¡únete a nosotros en oración para que nuestra nación encuentre poderosamente a nuestro Señor mientras viaja para estar cerca de nosotros de esta nueva y extraordinaria manera!